Abandonando el papel (poco a poco)

Mi sistema de toma de apuntes es (o al menos era, pero no nos adelantemos) caótico e inconstante. El hecho de que me deba caber todo el material escolar que necesite en un maletín de laptop me limitaba la cantidad de cosas que podía llevar, reduciéndose el curso pasado y el anterior a un cuaderno y un bolígrafo para todas las asignaturas.

goodnotes

Así, tomaba apuntes señalando en lo alto de la página la asignatura y el día, y dado que no soy de los que pasan apuntes a limpio, a la hora de estudiar me veía saltando páginas sin parar en dicho cuaderno, buscando todo lo relativo a la asignatura en la que estuviese trabajando.

Este verano que acaba de terminar me compré un iPad Mini Retina y un lapicero capacitativo de precisión DAGi, así que pensé que era una buena idea empezar a relegar el papel y el bolígrafo siempre que fuese posible en favor de la era Post-PC (y mirad que me gusta poco el término). Una semana y media después de estar usando este nuevo soporte con la app GoodNotes, puedo decir que de momento me está dando unos resultados bastante satisfactorios.

Mi caligrafía ha empeorado un poco al no estar del todo acostumbrado al desplazamiento que tiene la punta del DAGi respecto al punto de escritura sobre la pantalla. Por suerte la velocidad sigue siendo la misma gracias al deslizamiento automático de la app, así que no he notado pérdida de productividad. Además, al poder importar a cada libreta documentos PDF, puedo tomar notas directamente sobre las diapositivas de la asignatura, lo cual reduce bastante la cantidad de cosas a escribir. Y lo que más me gusta del nuevo sistema es que cada vez que termino una clase tengo sincronizado automáticamente todo el nuevo material con mi cuenta de Dropbox, de manera que además de ser casi imposible perder un papel, todas las asignaturas quedan ordenadas.

A ver cuánto consigo que dure mi esfuerzo por adaptarme al gafapastismo escolar.

Deja un comentario