Bloqueando la publicidad directamente en el fichero de hosts

Estoy harto de la publicidad en las webs. Últimamente el tema, de candente actualidad, ha alcanzado cotas completamente estúpidas. Parece ser que los webmasters se han percatado de que en España una de cada cuatro personas ya utiliza algún tipo de bloqueador de anuncios, así que se han propuesto apretar todavía más a las tres restantes, para compensar. E ir por páginas webs que te piden expresamente que no bloquees sus anuncios, pues dependen de ellos para pagar salarios -como El Diario- sin bloqueador de publicidad es directamente un suicidio. ¿Cómo es posible que una página web cuyo principal activo es que el visitante pueda leer el contenido no tenga reparos en poner fondos de amarillo brillante para promocionar un whisky? ¿Es de recibo que el artículo se desplace varios párrafos arriba y abajo mientras lees porque un vídeo aparece de la nada justo en el centro? ¿Está bien que alguien te obligue a ver publicidad antes de ponerte un vídeo de YouTube que ni tan siquiera es de un canal que le pertenezca? ¿Es lógico que al entrar a una web haya que hacer un scroll completo antes de poder empezar a leer porque toda la cabecera son anuncios? (y sí, estas cuatro cosas las hace eldiario.es).

publicidad-el-diario

Ilustración 1, navegando por eldiario.es

Yo digo, no más. Y, cansado de opciones malrolleras como AdBlock Plus y similares, he andado el camino termonuclear. He bloqueado la publicidad a nivel de fichero de hosts. ¿Qué significa esto exactamente?

Sigue leyendo

Jugando con el Big Red Button

Durante los últimos meses ha estado rondando por la oficina un Big Red Button, un producto que vende DreamCheeky. Un botón USB con una caja protectora que recuerda mucho a los que se pueden ver en las películas de acción. El jefe –normalmente alguna especie de General en el Gobierno estadounidense- sopesa todas sus opciones mientras se seca el sudor de la frente, y, viéndose encerrado, le dice a su subordinado en un tono ceremonial “Está bien, hazlo”. Este, entonces, después de intentar tragar saliva, levanta lentamente la tapa del botón, lo pulsa, y cierra la tapa de nuevo, con la sensación de que el último puente ha sido quemado con ese sencillo acto. De que la opinión pública no les perdonará sus crímenes, pero ellos sabían que no quedaba otra solución.

big-red-button

Ilustración 1, Big Red Button

El caso es que cuando tienes a mano un botón con un aspecto tan peligroso, lo programas para que haga cosas peligrosas. Bueno, todo lo peligrosas que se pueden hacer sin romper nada. Nada importante, al menos.

Sigue leyendo

Creando botones de login personalizados para Android

Una de las cosas con las que menos me gusta trabajar es con los SDK de redes sociales. Cada una tiene su propia manera de hacer las cosas, por lo que a nivel de código, aún teniendo mucho cuidado, vas a terminar teniendo un batiburrillo de métodos no uniformes pero de nombres parecidos que van a ser llamados en distintos momentos y que van a trabajar de distinta forma. Pero bueno, eso quedará oculto al usuario. Lo que realmente me molesta es lo que sí se ve. Por ejemplo, los botones de login.

Captura de pantalla 2015-05-31 14.14.50

Cada empresa intenta cuidar lo más posible su imagen de marca (y esto es perfectamente comprensible). Lo que quiere cada una es que, hagas login donde lo hagas, puedas reconocer fácilmente su botón, por lo que te intentan forzar a utilizar el mismo en todas partes (ya sea iOS, Android o una aplicación Web). Y si vas a utilizar únicamente una red social, pongamos Facebook como ejemplo, esto no termina de ser malo. Aunque estés forzado a usar un determinado botón puedes ajustar el resto de tus elementos para que no termine de quedar mal. Pero lo común es que si vas a permitir que tus usuarios entren utilizando Facebook, también lo puedan hacer usando Google+ (sí, en serio), Twitter, su email o cualquier otro método que quieras contemplar.

Sigue leyendo