Cerrando la semana (III)

Si hace un año me dicen cómo iba a ser mi vida trescientos sesenta y cinco días después, no me lo habría creído. Me pasé casi la totalidad de marzo de 2015 encerrado en casa, incapaz muchas tardes de bajar el termómetro de los treinta y nueve grados, con una otitis terrible y viendo capítulo tras capítulo de Scrubs, sin ir a clase, languideciendo.

Esta semana me he acordado mucho de aquellos días. Sobre todo cada vez que me frustro en alguna tarea -dando vueltas a código, al log del kernel, a un nuevo post, a los colores de un diálogo o al enlazado de librerías en Mono-. En el último año el cambio a mejor ha sido tan progresivo, tan poco a poco, que se ha sentido completamente natural, aunque la diferencia sea grande. Haciendo balance, trabajo mejor y sé mucho más que lo que sabía el Sergio de hace un año. Pero sigo teniendo la sensación en el cuerpo de que no es verdad, de que sigo siendo el mismo torpe. Ayer, cuando comentaba esto con mi pochola (hola si lees esto), me dijo que tiendo a infravalorarme. Otra persona me dijo, una vez que me disculpé por algo que no había hecho bien del todo, que no me estaba echando la bronca. Yo contesté que lo sabía, pero que lo sentía igualmente. Que yo era muy sentido. La respuesta fue que ser sentido está bien. Que si algo duele, se trabajará para que no vuelva a suceder.

Así que, en definitiva, supongo que no tiendo a infravalorarme. Que lo que me pasa es que soy muy sentido.

Como siempre –desde hace tres semanas-, estos son los enlaces que he visitado esta semana y que me parecen dignos de compartir. En realidad tenía alguno más, pero los he quitado de la lista a última hora. A lo mejor en esto sí he de subir el listón y filtrar un poco más el contenido. Reducir la paja de los enlaces que de verdad merecen la pena, y compartir únicamente tres o cuatro. Ya iré viendo en las próximas semanas cómo dejo al final el post de los domingos.

  • [Texto] Why are we fighting the Crypto Wars again?: Durante años, cualquier formato de cifrado fuerte fue ilegal en los Estados unidos. Se quería evitar a toda cosa que, tecnología desarrollada para mantener información en secreto, pudiese ser aprovechada por el Bloque del Este para sus intereses. Se lucharon entonces las primeras criptoguerras (¿cifroguerras?), y resulta que ganamos. Sí, no estuve allí, no había nacido todavía, pero ganamos todos. Sin embargo, el cifrado era algo de las élites cypherpunks –como las llama el autor del artículo-. Banca, comercio electrónico, y poco más. Hasta que no se ha convertido en un estándar de almacenamiento físico y en la nube –esto es, sin que el usuario promedio tenga que preocuparse por el funcionamiento del cifrado-, las agencias de inteligencia de EEUU no han estado apuradas por ese problema. Resulta que no más. Con el caso del iPhone de San Bernardino, el cifrado vuelve a estar de completa actualidad. Tendremos que luchar (y ganar) de nuevo la batalla. Un gran artículo de Steven Levy, autor de Crypto: How the code rebels beat the Government saving privacy in the Digital Age, un libro que desde hoy tengo en mi lista de pendientes.
  • [Texto] Why Apple is right to resist the FBI: Those who would give up essential liberty, to purchase a temporary safety, deserve neither liberty nor safety. Mientras que el anterior enlace nos daba un contexto histórico, en este largo artículo de TechCrunch el autor explica la situación actual entre Apple, el FBI, y el iPhone de la discordia. Primero, por qué el FBI no tiene autoridad moral o legal para pedir un sistema que les permita sobrepasar el cifrado de iOS. Y segundo, qué pasaría en el futuro con el producto, con la empresa, con los ciudadanos, y con los gobiernos que, a día de hoy, están usando el sistema.
  • [Texto] La segunda temporada de Mr. Robot abordará la batalla sobre privacidad de Apple contra el FBI: He de declararme fan incondicional de Mr. Robot. Pocos días después de que se filtrase el primer capítulo de la serie ya me tenía enganchado, y confieso que el final de la temporada me pareció tan redondo que no pensaba que fuese a haber más. Una serie de nicho que trata en tanto detalle el mundo de los hackers no me esperanzaba a que pudiese captar el interés del público general, pero vaya si lo hizo. Así que estoy feliz y completamente ansioso por echarle el ojo a la segunda temporada, de la que ya se ha revelado al menos este detalle, y que espero esté a la altura de mis expectativas.
  • [Texto] Wellcome to the Python engineering blog: Resulta que en Microsoft ahora tienen también un blog sobre Python. What a time to be alive, right? Además de sobre releases de las Python tools for Visual Studio, así como otras noticias relacionadas con Azure, el equipo de Python en Microsoft también trabaja en algunos proyectos paralelos de los que liberan librerías, documentación y ejemplos prácticos. Por ejemplo, reconocimiento de lenguaje natural, interacción con el formato Excel, o wrappers para el API de Kinect en Windows. Va a ser un viaje interesante.
  • [Texto] Ballmer: I may have called Linux a cancer but now I love it: de sabios es retractarse. Sin embargo, Ballmer sigue en sus trece, sosteniendo que llamar cáncer a Linux hace diez años era una definición acertada. Lo que sí ha sucedido, según el former CEO de Microsoft, es que el kernel del pingüino ha madurado lo suficiente como para ser un competidor serio. Mateo, 5:44 – Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.
  • [Texto] I stayed in a hotel with Android light switches and it was just as bad as you’d imagined: en algunos hoteles están reemplazando los interruptores hardware de toda la vida –cerrar manualmente el circuito moviendo una placa- por interruptores software basados en Android. La diversión aumenta si el sistema usado está conectado a red local sin contraseña, y tienes a mano una boca ethernet, un portátil, Wireshark y Python, pudiendo así controlar todas las luces de una planta. Qué práctico.
  • [Reddit] Material Design spec updated with new guidance for bottom navigation: Parece ser que Android incluye por fin en su guía de diseño algo que ha acompañado a iOS –al menos que yo recuerde- desde sus inicios. Algo que en Android, cuando era portado, se sentía antinatural. Esto es, la barra de navegación inferior, que hemos podido ver en aplicaciones de iOS como Twitter. En Android, para navegar entre actividades al mismo nivel, estábamos acostumbrados a hacerlo, o bien deslizando horizontalmente entre tabs situadas bajo la ActionBar, o bien a través de un menú llamado Navigation Drawer, que queda oculto en el límite de la pantalla. Estoy contento de ver que este paradigma se ha incluido oficialmente en la guía de diseño, y es muy interesante echarle un vistazo para saber cuándo es correcto y cuándo no usar este estilo. Nunca nada es tan trivial como uno puede imaginar en un primer momento.
  • [Video] Making Material Design: Material Design is the philosophy that’s really trying to acknowledge the technology behind the interface. Un paseo rápido dado por los diseñadores de Material Design contando cómo surgió, y mostrando cómo se prototiparon en papel alguno de sus elementos, como los botones o las CardViews.
  • [Texto] Meet the guy whose software keeps the world’s clocks in sync: si una persona te pide la hora, no hay mayor problema. Son las diez en punto, caballero. ¿Y si ciento cincuenta mil te la piden cada segundo? ¿Y si cada mes ese número se va incrementando poco a poco? Mantener la hora al corriente y sincronizada entre dispositivos es deseable, y, en muchos casos, imprescindible. Judah Levine, el hombre que comenzó con el servicio del tiempo de NIST, cree que el sistema podrá aguantar los próximos tres años. Pero con la llegada de el internet de las cosas, va a haber que replantearse cómo mantener al tanto al planeta entero de que los segundos corren sin colapsar en el intento.

Todos los enlaces de esta entrada están disponibles a fecha 19 de marzo de 2016, 15:29 hora española.

Deja un comentario